CABEZAS DE TORMENTA: Edición corregida y aumentada (Utopía Libertaria nº 8) por Christian Ferrer

CABEZAS DE TORMENTA: Edición corregida y aumentada (Utopía Libertaria nº 8) por Christian Ferrer

Titulo del libro: CABEZAS DE TORMENTA: Edición corregida y aumentada (Utopía Libertaria nº 8)

Autor: Christian Ferrer

Número de páginas: 175 páginas

Fecha de lanzamiento: May 29, 2018

Editor: Libros de Anarres

CABEZAS DE TORMENTA: Edición corregida y aumentada (Utopía Libertaria nº 8) de Christian Ferrer está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Christian Ferrer con CABEZAS DE TORMENTA: Edición corregida y aumentada (Utopía Libertaria nº 8)

El anarquismo es un amparo al que no demasiadas personas concurren. No deja de ser curioso llamar “amparo” a lo que es ahora una sombra de su antiguo esplendor político y cultural, pero los lugares o creencias que nos brindan refugio y certeza a veces caben en la cabeza de un alfiler. La palabra “anarquismo” suena hoy menos tremebunda que insólita, como si se mencionara un ave pesada que nunca pudo volar o un mamífero cuyo último ejemplar fue avistado muchas décadas atrás. Era, además, un animal acostumbrado a las batidas y a ser cazado en abundancia. Se diría que el agotamiento, la persecución o el irreversible decrecimiento demográfico han sellado su destino, pero cualquier adherente a las ideas libertarias es conciente de la larga lista de fracasos que lo rodean y preceden, y también de los escasos pero muy significativos logros. Cada uno de ellos exigió de un enorme esfuerzo amén de haberse cobrado su libra de sangre. Se comprenderá que un movimiento de ideas tan radical haya nacido casi extinto. Sus tareas eran las de un Hércules; sus enemigos, antiguos e inmensos como pirámides; y sus fuerzas, limitadas y al fin fatigadas. De allí que todo anarquista sienta alguna vez en su vida el peso de historia tan extenuante y cavile acerca de “quién será el último de nosotros”. Después de todo, alguna vez hubo un último blanquista, un último garibaldino, un último carbonario.
El anarquismo ha sido, en mi vida, un imán. Pronto me habitué a los lugares precarios o tremebundos en los que habitan los anarquistas así como leí las obras clásicas del pensamiento y los testimonios de vidas animosas y no pocas veces malogradas. Tuve, como tantos otros semejantes que habían leído a Bakunin o Malatesta, la sensación de haber descubierto el secreto de la dominación de los hombres por los hombres. Esa certeza es a la vez concepto pánico y orientador de valores. Sin embargo, no escasearon las dudas con respecto a doctrina tan extrema. Las creencias anarquistas parecen adolecer de irrealidad. Ni siquiera una amarra lanzada hacia el relieve del mundo tal como es. Pero si bien los anarquistas construyen cápsulas donde sólo prosperan su gramática, sus símbolos y sus pasiones, esa cápsula, al igual que sucede con el tiempo que los niños dedican al juego o los amantes a sus juegos, es en sí misma una realidad antípoda que algunas veces pudo perturbar y sacudir instituciones y costumbres. Por otra parte, tan importantes para el normal funcionamiento de ciertos cuerpos son el estómago y el pulmón como también los anhelos de mejor vida y la crítica a lo inaceptable.
Cien años atrás el anarquismo era un movimiento organizado, culturalmente significativo y políticamente temido. Ese impulso no ha llegado hasta nosotros. Pero nada se ha perdido. Ni las palabras dichas, ni las ideas publicadas, ni las acciones realizadas. Irradiada hace ya mucho tiempo, su influencia se dispersó más allá de los propios simpatizantes. Afluentes de aquella mutación cultural frustrada se vertieron soterradamente en las aspiraciones y conductas de la actualidad. Y como los anarquistas siempre han sido los testigos vivientes de una libertad prometida, la memoria social está habitada por voces y recuerdos de hombres y mujeres que ya no están y de acontecimientos que retroceden en el tiempo. Aún se murmuran proclamas o historias que en otro tiempo se leyeron en libros o se escuchó de viejos combatientes. Es por eso que los ensayos reunidos en este libro no pretenden tanto celebrar el mito político del anarquismo como admirar su supervivencia. Son ensayos nacidos del amor por la saga libertaria.
CHRISTAN FERRER